la imagen de la «Mujer» en la iconografia, de la Guerra civil española.

 

Carles Fontseré (*) decía, con razón, que es imposible « entender »un cartel sin tomar en cuenta la situación económica, política o las luchas del momento en cual se concibió. Aquí teneís algunas ideas sobre la evolución y las permanencias de la imagen de la mujer en los carteles de la guerra civil Espanola.

1936, la miliciana :

18-19 de julio 1936, las mujeres (a menudo con armas en mano) participan activamente a la victoria de las fuerzas antifascistas sobre el golpe de estado de los militares. Durante el verano de 1936 y al igual que los hombres, en su mono azul, y con su pañuelo rojo o rojo y negro, se imponen en el frente, en las fábricas y en los campos. Rápidamente, se convierten en el símbolo de las milicias combatientes, de la revolución social y cultural en marcha. No simbolizan la resistencia de los trabajadores, sino la lucha del « pueblo en armas » contra un puñado de generales facciosos. Una vez pasado el impulso revolucionario, el rigor de los combates en el frente, el reparo de las organizaciones en ver a las mujeres en las trincheras, la transformación de las milicias en ejercito popular y republicano, haran volver las milicianas…a la retaguardia.

 

1937, la militante y el esfuerzo de guerra.

Pronto la “militante activa” de la transformación social de la España “antifascista” permanecerá hasta el fin de la “guerra” (por lo menos en la iconografía de las organizaciones feministas). Sus temas predilectos son : la igualdad (gracias a la emancipación social) ; la lucha contra la prostitución ; la educación ; el despertar cultural. Las mismas diferencias « políticas » se pueden notar tanto en las organizaciones de mujeres como en de los « hombres ».

El regreso al trabajo en el campo, en las fábricas y de enfermeras.Desde el invierno 1936/1937 la militarización de las milicias permitirá a las instituciones republicanas de volver a una visión mas “ habitual”, más machista del papel de la mujer en la guerra : las mujeres en la retaguardia y los hombres en el frente. Por otro lado, la reorganización de la sociedad, de la economía, hace que la zona antifascista necesita brazos en el campo, en las fábricas, en las escuelas y en los hospitales. Para lanzar campañas contra los emboscados, los borrachos y los vagos, las organizaciones gubernamentales o comunistas haran interpretar a la militante de la retaguardia un papel poco agradable : delatora. A partir del otoño 1937, “la mujer haciendo punto para el soldado en el frente” y “ la enfermera a la cabecera de un soldado herido” han reemplazado la militante de 1937 o la miliciana de 1936.

 

1938, la « madona y el niño ».

A partir de los primeros bombardeos sobre Madrid (otoño 1936), la madre y su niño se convierten en uno de los temas preferidos de la propaganda. Con el bombardeo de Guernica (1937) y sobre todo los primeros reveses militares (a pesar de la militarización forzada de las milicias), la « Madona » se sustitúe a la miliciana y a la militante en los carteles. Es sumamente raro de ver un gobierno en guerra hacer tanto resaltar sus propias víctimas (y así su fracaso). Se trata para las fuerzas republicanas de fortalecer la adhesión del pueblo a su política, de forzar la mano a las democracias que se niegan a entregarle armas. La representación muy cristiana de la madre y del niño (la Virgen y el niño Jesús) es inesperada de parte de los dibujantes, todos anticlericales convencidos. Es esta iconografía que casi sola se emplea en la propaganda de los países democráticos.

 La solidaridad con los refugiados. A partir del verano 1936, la acogida de los refugiados será una de las piedras angulares de la acción del gobierno y de todas las organizaciones sindicales y políticas. Bombardeos de Madrid (1936), batallas del Noroeste (Galicia y País Vasco), caída de Málaga etc. tantos acontecimientos que amplificarán la multitud de refugiados. SRI para los comunistas, SIA para los libertarios, son las principales organizaciones encargadas de ayudar los refugiados, tanto a lo exterior como al interior de España. Castillos, hoteles, edificios religiosos, son requisados para ser transformados en hospitales, colonias de verano, y residencias. Ahí las mujeres desempeñan un papel primordial.

 

Temas donde aparece la mujer.

 La importancia del cuerpo en la emancipación de las mujeres. La emancipación del individúo también pasa por la reapropiación de nuestro cuerpo. Se trata de liberarlo de la explotación económica del trabajo (gracias a los progresos de la mecanización de las tareas), de la opresión cultural (con el rechazo de la religión), y también con la promoción de las actividades deportivas (incluso las mujeres libertarias tenían una sección deportiva). Esta reapropiación empezó al principio de la secunda república española (1931). Gráficamente la aparición de los cuerpos  « desnudos » está vinculada a la vez a la liberación « sexual » y al mito de la pureza de la nueva sociedad naciente. Hoy, un cuerpo desnudo de mujer – en un cartel – es más bien el símbolo de la mercantilización del cuerpo, y de su prostitución al servicio el mercado.

 La lucha contra la prostitución, símbolo del sitio de la mujer en el bando republicano. Por una parte, el gobierno y diversas organizaciones de izquierda, luchan contra las enfermedades venéreas vinculadas a la prostitución y contra el alcoholismo. Para estas organizaciones, estas plagas llenan los hospitales tanto como las balas fascistas en el frente. Por otra parte, la agrupación Mujeres Libres y otras organizaciones luchan contra la prostitución considerada como una actividad totalmente incompatible con los valores del socialismo y la tranformación social pendiente. Carteles, octavillas, periodicos murales y también bonos para paquetes de tabaco se distribuyen masivamente hasta en el frente en las milicias de la CNT.

 Las chicas al igual de los chicos. La España antifascista ofrece una educación laica, no sexista, mixta e igualitaria para todos y todas : chicas, chicos, adultos, soldados, campesinos etc. Todas las organizaciones republicanas y libertarias han hecho de la educación una herramienta de liberación, de lucha, y de despertar al servicio de los niños. En 1936, más de la mitad del pueblo español era analfabeto, en 1939 ya no es ampliamente el caso. En España es Francisco Ferrer y Guardia – en 1901 – quien crea las primeras « escuelas modernas », estas rompen el monopolio de la Iglesia y por eso serán combatidas por la monarquía. F. Ferrer y Guardia será fusilado en 1909. Gráficamente, en las escuelas o en las colonias para niños refugiados, las chicas siempre están situadas al igual que los chicos.

La mujer como representación de la República. (Pero no de la justicia, ni de la libertad, ni del gobierno republicano). En la iconografía social y revolucionaria, la mujer era a menudo símbolo de la libertad (guiando al pueblo) y/o de la justicia social. Durante la guerra civil española, la libertad es las más de las veces sugerida por las cadenas que se rompen (tema más frecuentamente utilizado por las organizaciones libertarias). La República (antes bien en su versión griega), institución protectora del pueblo es representada por una mujer con ciertos atributos, para que el lector no la confunda con una mujer « normal ». Claro esta representación solo se encuentra en los carteles de los partidos « republicanos », y es ausente de los carteles publicados por la galaxia libertaria y revolucionaria (POUM, UGT antes de 1937 etc.)

La mujer retenida como rehén de la propaganda : « No importa que manipule la verdad, que sea de mala fe, puesto que es por motivo serio »  Sin ninguna duda es esta máxima que condució los servicios de propaganda de las organizaciones republicanas a trapichear los hechos para mejorar, la eficacia de su propaganda. Aquí están dos fotos cuidadosamente recortadas, dibujadas de nuevo y extraídas de su contexto inicial, y que dan por ver una mujer y su niño como « victimas » cuando se trata de « militantes ». Las dos fotos originales son anteriores al empezar la guerra (mitín durante la campaña electoral de febrero 1936, y mientras una manifestación en Barcelona).¿ El fin justifica los medios ? Este debate será llevado por los mismos cartelistas. Disfrazar, trapichear la realidad es generalmente obra de los gobiernos autoritarios y de las dictaduras.

Wally Rosell / Ramon Pino

 * Carles Fontseré pertenece al SDP de Barcelona en 1936. Dibujará carteles para todas las tendencias políticas y sindicales. En los años 1980, trabajará de nuevo para la CNT renaciente y escribe sus memorias : Memories d’un cartellista catalá.